top of page

El poder de la Aceptación

Este es el segundo post de una serie de tres partes sobre mi camino personal desde el autodescubrimiento hasta la acción. Cada publicación aborda un aspecto esencial de este viaje transformador. No te lo pierdas. #AutoDescubrimiento #Aceptación #Acción

 

En el cálido abrazo de la aceptación encuentro consuelo. Recojo mi esencia dejando atrás la incesante búsqueda de reconocimiento. Ya no anhelo validación externa.


“Aceptación”, el susurrado mantra de mi travesía durante el 2021, ahora danza dentro de mí. Su alquimia ha provocado cambios profundos impulsándome en un salto cuántico hacia adelante. A través del prisma de la aceptación he descubierto una abundancia de sabiduría en mi interior y una sensación de calma. Aceptar quién soy implica asumir plena responsabilidad por mi vida, y por las decisiones buenas y malas que he tomado.

La aceptación no es sencilla, viene acompañada de su dosis de dolor. Cuanto más acepto, más consciente soy del dolor que esto conlleva. Pero a través de este proceso he aprendido que el dolor es una parte inherente de la vida, y resistirse solo complica las cosas.


Abrazando la Aceptación

La aceptación no es solo una palabra; es una práctica transformadora que puede remodelar nuestras vidas. He descubierto que aceptar la vida, tal como es, es la clave para encontrar paz y serenidad, y comienza con la autoaceptación: soltar la necesidad de validación de los demás y abrazar completamente quiénes somos.


Aprender a aceptarse a uno mismo nos permite extender esa misma gracia a los demás. Al reconocer y abrazar nuestras imperfecciones, nos volvemos más empáticos y comprensivos hacia quienes nos rodean. Esto crea un efecto dominó de conexión.


El camino de la Autoaceptación

Amarse a uno mismo implica priorizar nuestro bienestar: un compromiso de tratarnos con amabilidad, eligiendo lo mejor para nosotros, incluso si esto requiere un esfuerzo adicional. En mi caso, un esfuerzo adicional es la acción de elegir un café recién hecho sobre los restos del café recalentado. Al nutrirnos con actos de amor, como por ejemplo seleccionar el pijama más suave o disfrutar de momentos de calma, encarnamos lo que merecemos en forma natural. Se trata de gravitar instintivamente hacia lo que nos nutre y sustenta, de la misma manera que los niños eligen lo que les parece mejor sin pensarlo demasiado.


El coraje de la Autoaceptación

La autoaceptación va más allá de reconocer lo bueno; se trata de abrazar la vida tal cual es y encontrar orden en medio del caos. Nos exige enfrentar todos nuestros miedos e inseguridades. En mi camino hacia la aceptación he aprendido a enfrentar mis demonios y transformar mi diálogo mental tóxico en uno similar a una conversación con mi mejor amiga. La meditación y la reflexión han sido cruciales para la autoaceptación, me ayudan a tomar conciencia de mis patrones de pensamiento y aprender a vivir en el momento presente.


La autoaceptación es un esfuerzo gratificante. A medida que navegamos por los intrincados paisajes de nuestro ser interior, enfrentamos nuestras imperfecciones, recuperando así nuestro poder e integridad. 

 

Al aceptarnos tal como somos creamos un mundo más inclusivo y compasivo.


Extiendo el desafío a todos los que se atrevan a recorrer el camino de la aceptación. Los invito a abrirse paso en medio de la incomodidad, porque dentro de ella yace la semilla de la metamorfosis. Comprometámonos a aceptarnos tal como somos, con defectos y todo, porque al hacerlo podremos crear un mundo donde todos se sientan vistos y valorados.

 

No te pierdas las otras dos partes de esta serie: El viaje del Autodescubrimiento y De la conciencia a la acción.




6 views0 comments

Recent Posts

See All

Commentaires

Noté 0 étoile sur 5.
Pas encore de note

Ajouter une note
bottom of page